domingo, febrero 24, 2008

SAN GLORIO Y EL OSO. Parte III

(Viene desde San Glorio y El Oso. Parte II)
Asumido que la protección del oso es, según ley, objetivo obligatorio, y no opcional, para los dos parques; y por lo tanto, jamás debería autorizarse una estación de esquí o cualquier otra obra que pusiese en entredicho la supervivencia de la especie, pasemos a analizar cuáles son, en mi opinión, los posibles impactos de la estación sobre el Oso Pardo Cantábrico.

En primer lugar, y a tenor del informe del CSIC, debo decir que la afirmación de que la estación pondría en bancarrota a toda la población cantábrica de osos me parece exagerada, aunque no del todo incierta.
Como casi todo el mundo sabe, los osos están repartidos por la cordillera en dos núcleos aislados aunque no independientes: el occidental y el oriental.
Los núcleos están aislados por la imposibilidad que tiene el oso de cruzar las grandes infraestructuras (Autopista, carretera de Pajares, gaseoducto, ferrocarril, etc) que comunican Asturias con la meseta a través de los valles del Caudal y del Bernesga, aunque ayer mismo se daba la noticia en La Nueva España de que con casi total seguridad un oso había ya cruzado desde el Núcleo Occidental al Oriental.
Lograr comunicar las dos poblaciones se considera absolutamente prioritario para la conservación del oso por motivos, que casi todo el mundo también conoce, de variabilidad genética.
Es evidente que la estación de San Glorio no afectaría, en primera instancia, a la población occidental; pero suponiendo que la estación acabase con el oso en la población oriental, la población occidental se vería también comprometida al no contar ya con la posibilidad de intercambiar sus genes con sus vecinos del este. Por eso los núcleos, aunque estén físicamente aislados, no pueden considerarse del todo independientes. En conclusión, me parece exagerado afirmar que la extinción del oso en el Núcleo Oriental acabase con todos los osos cantábricos, pero no del todo incierto.

Post publicado como comentario por Prioro

(Sigue en San Glorio y El Oso. Parte IV)

Tags:

1 comentario:

el chico del cueto dijo...

Prioro, espero verte esta Semana Santa por la Beroja y comentar algunas cosillas. Muy nítido y bien redactado. Quien no lo entienda es porque no quiere o tristemente, no puede.